sábado, 8 de diciembre de 2012

Los esfuerzos para una noalición

Leyó bien escribí noalición. Es una licencia que me permití, una especie de neologismo, para anteponerlo al de coalición. Porque a como percibo el panoramo político, los llamados a formar una "coalición" más parecen fortalecer la "noalición".

Han surgido varios actores en las últimas semanas planteando esos llamados y basándose en diferentes visiones del cómo. Una pequeña reseña de ellas serían:

1) Los agendistas: Este es un colectivo que se ha reunido en torno a ciertas figuras con vínculos fuertes con el antiguo Partido Unidad Social Cristiana (PUSC), muchos(as) de ellos(as) incluso ocupando puestos ministeriales, curules diputadiles o bien que han estado cerca de gobiernos de este signo político. Las figuras más representativas son Jaime Ordóñez, con una cierta aura de neutralidad fruto de ser uno de los expertos oficiales (¿intelectual orgánico?) de la gran prensa comercial, aunque quienes fuimos estudiantes en la UCR en los ochentas sabemos que de neutralidad política nada. El otro es Helio Fallas, exministro de Vivienda en algún gobierno socialcristiano. Por ahí andan otras figuras similares (una exministra de Salud y uno de Obras Públicas y Transportes).

Despojándose de su pasado político partidario, se presentan como un grupo de ciudadanos(as) con una seria preocupación por el rumbo del país. La solución es, según ellos(as), el que los partidos adopten una agenda de qué es lo que hay que hacer... y hasta ahí. En la práctica, lo que buscan es poner a los partidos contra las cuerdas, haciendo eco de uno de los sitios comunes de la antipolítica posmoderna, los partidos están en crisis (cierto) y no tienen capacidad de remediar esta crisis (¿cierto?). En un sistema electoral, una de las centralidades fundantes, los partidos políticos, se descolocan en lo fundamental, el plantear el proyecto de sociedad y Estado que representan.

Lo curioso de estos agendistas es que no parecen haber hecho la consulta tomando en cuenta a los partidos. Estos son ahora actores pasivos, sumidos en la sombra de la parte trasera del escenario y son llamados a escena sólo cuando ya la obra ha llegado a un punto de no retorno. De manera hasta perversa, llevan el estado de cosas a un punto en que se puede aplicar aquello de que "O estás conmigo o estas contra mí". Y como se han arrogado una representatividad y neutralidad, repito, falaces, quienes digan no están fregados, quedan como los malos de la película.

Aún así, al menos un partido político, el Partido Acción Ciudadana, parece haberse entusiasmado de sobremanera con esta "epifanía"; su presidenta, Elizabeth Fonseca, participó entusiastamente y suscribió el documento. ¿Compadre hablado? Podría ser, dado que los rumores de que el PAC y un sector del PUSC parecen estar en conversaciones para la conformación de una plataforma electoral. Incluso cinco precandidatos (2 del PAC y 3 del PUSC), firmaron una carta de intenciones en ese sentido.

2) Los alianzistas: Aquí agrupamos, especialmente, al PAC. Hasta ahora el término que han usado preferentemente ha sido el de alianza en vez de coalición. Parece que no hay mayor problema, excepto porque ante la legalidad electoral del país son cosas diferentes. Una coalición es una unión temporal, con plazo de caducidad. Dos o más partidos políticos firman un acuerdo público (y supongo que otro secreto) en que forman una agrupación solo para una elección. En las pasadas elecciones municipales se dieron varios acuerdos de este tipo. Al finalizar el proceso, cada partido conserva su identidad.

Una alianza es algo diferente. Esta implica que uno o varios partidos se disuelven en otro partido. Es una fusión de carácter permanente. Por ejemplo, si el partido A decide aliarse con el B, el primero desaparece como organización para los efectos legales. Es por ello que los llamados a una alianza, por parte del PAC, son señales confusas y alarmantes para otros partidos. Ahora, podría ser que en la práctica estén pensando más en alianzas de compromiso con ciertos sectores que en alianzas absorventes de partidos.

Me explico: si es real lo que parece ser una acercamiento muy fuerte entre un sector del PUSC, alejado de lo que podríamos llamar el calderonismo (en torno a la figura de Calderón Fournier), y este grupo ve como poco factible que logren incidencia después del proceso interno, una posibilidad de mantenerse vivos en este ecosistema político es formar una simbiosis con el PAC; ingresan al PAC como un sector que sale del PUSC, logran acuerdos para ubicarse en la estructura de poder y con eso el PAC da una imagen de que sigue siendo el reducto natural de la "gente ética" del país. Por cierto, ¿quién dice que solo ese partido puede tener gente ética, decente y honesta? Esos absolutismos en poco les ayudan, por cierto.

3) Los inmediatistas: Aquí el máximo exponente es Jorge Guardia y otros alter ego similares. Su propuesta es simple y sencilla, hay que ganarle al Partido Liberación Nacional (PLN) a como sea. Y para eso, la mejor manera de lograr algo es decidiendo primero quien es el candidato y después, ahí vemos. O sea, como dice el dicho popular, arreglar las alforjas de camino. En este espacio parece que confluirán dos figuras del neoliberalismo, en su expresión más dura, como son Calderón Fournier y Otto Guevara. El primero expresidente condenado por actos de corrupción y el segundo eterno candidato del Movimiento Libertario (ML), partido que tiene el dudoso honor de ser el primero que se definió abiertamente como neoliberal.

Considerando que los referentes de estos inmediatistas son Capriles de Venezuela y la Concertación de Chile, específicamente la Democracia Cristiana, el proyecto de entrada estaría vetada para los partidos de izquierda o de esa sucursal del limbo llamada centro.

4) Los realistas: Este es un grupo que está fraccionado, pero que sí tiene como común denominador una percepción de que cualquier esfuerzo de entendimiento pasa necesariamente por lograr compromisos puntuales en torno a una coalición. Mariano Figueres ha impulsado un esfuerzo bautizado como el "Grupo de Río Segundo" (GRS), por la localidad alajuelense en que se han reunido. Si bien es cierto cometieron un, a mi modo de ver, fallo similar a los agendistas en no prever el como sentar a dialogar a los partidos, sí apuntaron bien en cuanto a la necesidad de que sectores sociales plantearan sus necesidades desde un inicio, lo cual allana el camino para la formulación de un programa mínimo. Sin embargo, el esfuerzo parece haber perdido fuelle, pero es pronto para extenderle su acta de defunción.

Otro elemento rescatable de la iniciativa del GRS ha sido el que han acotado que tipo de coalición es la que quieren: que tenga un carácter antineoliberal y progresista. Bien por eso, dado que las otras parecen ser las de "todos contra el PLN", cuya máxima expresión es, repito, los inmediatistas.

En este campo de los realistas parece ubicarse el Frente Amplio (FA), que si bien no se ha cerrado a la posibilidad de una coalición, tampoco se ha precipitado en firmar un pacto con quien sea. Su dirección parece haberse leído muy bien el Fausto de Goethe y no sea que por un momento de felicidad, vayan a perder su alma. Es muy probable que el FA avance más por buscar la coalición, en buena medida, tal y como la ven los del GRS, la pregunta es: ¿quién más apostará por ello?

Solo el tiempo dirá lo que puede pasar. Pero considerando que el PAC tiene su convención interna hasta abril-mayo del 2013 y que el plazo final para la inscripción de coaliciones es el 1° de agosto de ese año, creo que a pesar de los deseos de muchos(as), lo que tendremos es una noalición.

3 comentarios:

  1. Me gusta este comentario, no solo por lo niveles de coincidencia que mantengo con él, sino también por la esperanza de que el Frente Amplio haga las cosas bien.
    Héctor Solano abrió un debate un FB sobre el tema, ahí opiné entre otros argumentos de Sergio Ardón, Ignacio Dobles, Jaime Delgado y no recuerdo quiénes más, iba a copiar algo de eso, pero me parece que Héctor quitó esa entrada, no sé, no la encontré.

    ResponderEliminar
  2. El mito de Sísifo es cualquier vara a la par de lo que ocurre en Costa Rica en este momento.
    Perdón por salirme del tema pero mas allá de incitar a la sedición o a la desobediencia civil parece que no nos basta entender lo que representa el incremento del abstencionismo y la falta de legitimidad de los últimos gobernantes como la verdadera razón que tiene paralizado al País.
    Por eso si se trata de rescatarnos de una "dictadura en democracia" habría que revisar que tan contradictorio puede estar resultando este sistema electorero en la conducta cívica y democrática real con respecto a la posibilidad de un cambio sustancial en Costa Rica.
    Por un lado los partidos son cada vez mas descarados representantes de los medios hegemónicos del poder y las personas que de verdad están capacitadas para hacer lo que se debe no quieren estar por miedo a que los alcance el brazo corrupto del control mafioso del que nadie quiere hablar mientras exista la manipulación mediática para darle al pueblo la falsa sensación de seguridad institucional a la que nos han acostumbrado. (…)
    A pesar de todo esto la democracia representativa va a seguir siendo el mejor sistema de escogencia de nuestros gobernantes pero la transparencia ya no existe en el inconsciente de la gente y de cara al pueblo una elección seguirá siendo el acto de democrático masoquismo de cada cuatro años entendido como "el menor de los males" posible dentro de la ingobernabilidad a la que se enfrentaría cualquiera que llegue al poder.( Sísifo otra vez)…
    Por eso deberíamos hacernos un "autogolpe en ausencia”(del poder), proponiendo con toda franqueza y responsabilidad histórica la posibilidad de ofrecerle al pueblo un gobierno de unidad nacional en una convocatoria a referéndum y dejar solo al Partido Liberación Nacional en las elecciones.

    ResponderEliminar
  3. Juan, quiero conectarme con vos por vía correl, pero la dirección con que envías tus comentarios a la lista del Frente no parece ser abierto para la recepción de mensajes. ¿Podés enviarme tu dirección a sreuben@costarricense.cr, por favor?
    Sergio Reuben Soto

    ResponderEliminar

Cualquier persona puede opinar. Sin embargo, como en algunos casos no aparece el nombre del usuario, se solicita que estos sean firmados para que cada quien acepte la responsabilidad de sus palabras.