sábado, 12 de enero de 2013

1 + 1 = 0. Los resultados de un almuerzo.


Las pintas de enero no parecen ajustarse a lo que la tradición dicta. Los primeros doce días del mes han sido extremadamente uniformes, y para muchas personas esto solamente puede presagiar que las lluvias estarán escasas y vendrán días duros para poder cosechar y obtener frutos en abundancia.

Los comensales del almuerzo.
En el campo político parece que las pintas pueden presagiar lo mismo, sobre todo a raíz del almuerzo entre dirigentes del Partido Acción Ciudadana (PAC) y el Partido Unidad Social Cristiana (PUSC). Los acuerdos a los que llegaron en Antojitos de Los Yoses no parece augurar buenos frutos y presagia que vienen días un tanto secos y calientes, sobre todo en las filas del PAC.

Deberíamos empezar por caracterizar los actores de este almuerzo. Por un lado se encuentra una fracción del PUSC. Desde hace varios meses lo de unidad parece ser un simple recurso de nomenclatura, ya que está abierta fraccionado. Por un lado un grupo no pequeño abandonó el partido y hace esfuerzos por establecer su propio partido, en donde parece que impulsarán la figura del ex negociador del TLC con Estados Unidos, y gurú del libre comercio de impronta neoliberal, Alberto Trejos. Por otro lado, se encuentra el ex presidente Rafael Angel Calderón Fournier, inhabilitado para ocupar cargos públicos a raíz de una condena penal, pero cuyo peso en la estructura de poder del PUSC no ha sufrido una disminución importante. Y por otro un sector que trata de oponerse al ascendente de Calderón Fournier y en el que se ubican varios precandidatos.
El PAC no acepta al ML, pero Calderón Forunier negocia con Otto Guevara, entonces,
¿mintió alguien o hay más de un PUSC?
En el caso de los comensales en Antojitos, quienes se presentaron fueron los últimos. Hace algunos meses habían firmado un acuerdo entre ellos y los precandidatos del PAC, Luis Guillermo Solís y Juan Carlos Mendoza, por lo que parece este almuerzo constituyó un acto simbólico de que se ha concretado las aspiraciones de alcanzar acuerdos unitarios entre ellos.

Epsy Campbell,
¿la ficha del otonismo?
En el otro lado de la mesa se sentaron dos jerarcas del PAC, su presidenta y su secretaria general. Su presencia le da a la reunión una cierta aura de legitimidad, sobre todo por su posición jerárquica. Sin embargo, al igual que sucede con Calderón Fournier en el PUSC, la principal figura de poder en el PAC, ya sea de forma real o simbólica (o ambas con diferente graduación según el momento), Ottón Solís Fallas, no parece estar de acuerdo o apoyando este esfuerzo particular. Una señal de que algo así puede estar sucediendo es el anuncio de Epsy Campbell de su intención de presentarse a consideración de la militancia del PAC para ser candidata en el 2014. Y su anuncio fue apoyado por algunas figuras que se vinculan fuerte y lealmente con Solís Fallas. No faltaron las voces acusatorias, señalando sus “deslealtades” para con el caudillo (en visión de estas voces sancionatorias), pero en términos generales, hay un espaldarazo a su pretensión. Considerando que ella no firmó el acuerdo entre los precandidatos, ¿será realmente este esfuerzo de acuerdo un sentir de todo el PAC o tan solo de un sector?

Ahora bien, otro elemento que llama la atención es las condiciones que impusieron para que puedan ingresar otros partidos. El fundamental es que esta coalición responderá a un “centro ideológico”, sea lo que sea que esto signifique. Se veta la entrada de partidos que sean de “extrema derecha o de extrema izquierda”. En el primer extremo del arco de exclusión colocan al Movimiento Libertario (ML), pero en el segundo extremo hacen mutis y no ubican a ningún partido. Sin embargo, hay una señal lanzada que parece darle este epíteto a un partido concreto, el Frente Amplio (FA). Esta es una pésima pinta para el clima político interno del PAC.

El PAC se ha caracterizado por tratar de eludir, de manera a veces bastante burda, el dejar explícito cual es su filiación ideológica. Nacido a principios del siglo XXI, y recogiendo los coletazos del pensamiento posmoderno, apelaron desde un inicio a decir que eran un partido “sin ideología” y levantando la bandera de una ética estricta, casi puritana en un sentido religioso.

Aprovechando el vacío creado por la desaparición y desbandada de la izquierda organizada en partidos políticos; con la explosión de Fuerza Democrática, provocada desde adentro y con no poca intervención de la derecha política y con el potencial esperanzador que representó la lucha en contra del llamado Combo del ICE, pronto lograron atraer a un número no pequeño de personas cuya necesidad de expresarse y actuar políticamente percibieron podría ser posible en ese nuevo partido. De esa manera, se incorporaron muchas personas que se consideran a sí mismas ubicadas en el arco político de la izquierda progresista. Y estas han sido muchas de las que han percibido la necesidad de que el PAC se convierta en un centro que permita cristalizar una coalición que exprese una visión y una sensibilidad de centro izquierda, que asuma posiciones que, de una u otra manera, lo acerquen a posiciones que se podrían identificar con una socialdemocracia de viejo cuño.

El reto de la jerarquía del PAC es explicarle a las personas
que se identifican como progresistas porqué negocian con
actores políticos que no marchaban junto a ellas tras esta consigna.
Esta sensibilidad y estos principios permearon al PAC y en muchos de estos sectores se vé con simpatía y con cercanía muchas de las posturas del FA, sin que se llegue al extremo de querer equipararlos. Los acuerdos y apoyos mutuos que se forjaron a lo largo de los últimos 6 años no son pocos. Tal vez no se manifestaron en acuerdos orgánicos entre partidos, pero los contactos que se establecieron entre militantes del FA y del PAC crearon lazos importantes. Vale recordar, por ejemplo, las coincidencias durante las jornadas de oposición al TLC, o las manifestaciones de apoyo a José Merino del Río, diputado del FA (2006-2010) en su oposición a los proyectos de la llamada Agenda de Implementación, las posturas coincidentes respecto a los permisos de patrullaje conjunto y algunas experiencias unitarias en el marco de las elecciones estudiantiles en la Universidad de Costa Rica.

Son estos sectores, los más interesados en dinamizar al PAC con nuevas posturas ante la realidad política, las que deben hoy estar cuestionando esos compañeros de viaje. No sé como podrán explicarles lo del “centro ideológico”, con la exclusión del FA (¿será una concesión ante la presión de ese tercio del PUSC?), que los posiciona, tal vez sin buscarlo, en la misma categoría de la “extrema izquierda”, aunque estén bastante lejos de ese extremo precisamente. ¿Cómo entender que se haya preferido escoger entre precandidatos que apoyaron, y aún lo hacen, el TLC y el clivaje que significó en la estructura económica del país? ¿Cómo olvidar que uno de esos precandidatos poseía en esos años una columna en el periódico La República, desde donde descargó munición contra quienes se oponían, entre esos, el PAC? ¿Cómo olvidar que otro de esos precandidatos, siendo miembro de la Juventud Socialcristiana, llamaba a reventar movimientos de reinvindicación laboral en la CCSS? Y sí esto no bastara, ¿cómo explicar el apoyo de un diputado de la actual fracción del PUSC, ex jerarca del desaparecido Instituto de Desarrollo Agrario, cuestionado por actos de corrupción?

Parece realmente rara esta postura, y algo de ello deberán explicar desde el PAC a estos sectores progresistas. No es que crea que vayan a abandonar el partido, pero también ello puede desembocar en una apatía y una resistencia silenciosa a su interior. Y esas resistencias a su vez pueden traer un resultado no deseado en las próximas elecciones: no lograr el triunfo electoral y tener una fracción legislativa más disminuida. Claro, en el supuesto que ambos sectores logren imponerse. Es por ello que pareciera que la posibilidad de que 1 + 1 = 0, no deja tener algún asidero de realidad.

1 comentario:

  1. Hola! M gusto, efectivamente, el pac vera disminuida su credibilidad electoral, pero mas alla d lo perdido lo terrible es q la consigna UNICA sea q Liberacion no gane, cero propuestas, plan, ideas, nada.

    ResponderEliminar

Cualquier persona puede opinar. Sin embargo, como en algunos casos no aparece el nombre del usuario, se solicita que estos sean firmados para que cada quien acepte la responsabilidad de sus palabras.