sábado, 9 de febrero de 2013

Negociando con Mefistófeles. Las negociaciones PAC-PUSC-ML


La primera referencia al personaje de Fausto surge en Alemania a finales del siglo XVI. D. Johannes Faustus, un alquimista experimentador y ambicioso, al no lograr los efectos deseados a través del ejercicio de su arte, pacta con el diablo y obtiene juventud, fama, placer al pequeño costo de vender su alma inmortal.

Implantado en la cultura occidental o eurocentrada, este personaje ha evolucionado a lo largo del tiempo. Así, en el siglo XIX es trabajado por Goethe, con alguna variación. Posteriormente, en el siglo XX, Klaus Mann, el hijo de Thomas, lo utiliza como hilo conductor de su obra, llevada al cine, Mephisto. Una crítica a muchos Faustos que en el período oscuro del nazismo en Alemania, se vendieron a este régimen criminal.

De Klaus Mann me queda ese sentimiento de que en la política, sobre todo en su dimensión electoral, muchas veces las dirigencias toman decisiones en las que, de una u otra manera, sacrifican su esencia en aras de lograr lo que no logran a través de las urnas, el acceso al gobierno. Es un síntoma, a mi parecer, del inicio de la descomposición interna de cualquier partido.

La apuesta de Elizabeth Fonseca está clara:
una coalición con el PUSC y el ML. ¿Acce-
der al gobierno a costa de la esencia asumi-
da como el mayor valor de cohesión del PAC?
Este parece ser el caso del Partido Acción Ciudadana (PAC) hoy. Su presidenta está en una actitud que parece desesperación por lograr tener el chance de ser gobierno. Para ello, y a contrapelo de lo que parecía ser el sentir de una parte de la base de su partido, inicia negociaciones con algunos dirigentes del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC). Tratando de mantener una cierta coherencia son lo que manifiestan es la esencia fundacional del PAC, plantean en un momento dado, que no piensan incluir al Movimiento Libertario (ML), partido cuyo merito más palpable (y bastante cuestionable), es haberse convertido en el portaestandarte del neoliberalismo, eso sí, de manera franca y abierta.

Hoy nos sorprende una noticia, publicada en La República, de que la señora Fonseca, presidenta del PAC, parece haber abierto la posibilidad de que el ML, forme parte de esa coalición anhelada para acceder al gobierno. Inmediatamente, el sector del PUSC encabezado por el expresidente Calderón Fournier, manifiesta su regocijo. A más tardar en junio quieren tener firmado el contrato en el que el PAC, a cambio de su esencia, se juega el chance de poder formar gobierno con Otto Guevara, Rafael Angel Calderón y otros nefandos personajes similares. Atrás quedan los discursos en torno a la ética, la probidad y la honradez, atrás quedan los “deber ser” para lograr el gobierno, el poder, el saberse ganadores... ¿a costa de qué?
El mayor ganador será, sin duda, Otto Guevara.
Un acuerdo con el PAC lo limpia de la condena
que ese mismo partido le dió por sus manejos de
los fondos de la deuda política.
Podrán decirnos que el ML ha cambiado, que en el PUSC hay gente honorable. De lo segundo no lo pongo en duda, de lo primero lo relativizo. Puede que hayan cambiado en cuanto a la velocidad y el tono en que proponen las reformas estructurales, pero la esencia sigue siendo la misma: desregulación absoluta, política fiscal regresiva, privatización y corporativismo en la prestación de servicios públicos, apertura comercial y focalización de las políticas sociales.

¿Qué opina Juan Carlos
Mendoza? Hasta ahora,
el silencio no ayuda en
nada.
Ahora bien, ¿qué pasa con los precandidatos del PAC? Los del PUSC parecen haber jugado bien sus cartas en este póquer electoral. Cayeron parados y se aseguran su supervivencia aún cuando sea el sector afín a Calderón Fournier el que logre el control de los órganos de dirección del PUSC. El ML también salva sus naves, haciendose socio del PAC y, por ósmosis, logrando un baño purificador que haga limpia en las máculas que han caído sobre su dirigente Otto Guevara. Pero el PAC, ¿ganaría o perdería? ¿Estará dispuesta la base fuerte del PAC a apoyar y participar en una campaña a la par de quienes han sido sus “otros amenazanates” desde hace bastantes años? ¿Cuánta del momentum que se dió durante la lucha contra el TLC podrá actuar en contra de los deseos de acceder al gobierno?

Igual de silencioso se ha mostrado Luis
Guillermo Solís. ¿Dirá algo a favor o en
contra?
Porque siendo realistas, sí se logra imponer la lógica de que esta coalición tiene como fin principal (y pareciera que único), desplazar al Partido Liberación Nacional del gobierno, los precandidatos actuales del PAC, en concreto Juan Carlos Mendoza y Luis Guillermo Solís, no los veo como las caras de una papeleta presidencial. La correlación de fuerzas será francamente desventajosa para el PAC. Alguien podrá alegar que Epsy Campbell sería la candidata más popular, sin embargo, al día de hoy, tampoco se ha manifestado. Las razones de estos silencios son realmente desconcertantes para mucha gente.

5 comentarios:

  1. Juan, yo no creo en esas coaliciones. Al final se reúnen solo para derrotar al PLN, pero no hay cohesión y sus pensamientos son tan divergentes que en cualquier momento una agrupación así se resquebraja.
    Creo que somos muchos los que queremos que haya una alternativa no solo buena, sino que además tenga posibilidad de alcanzar cierto caudal electoral.

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo con Vala. Total, tanta preocupación porque esos partidos logren o no una coalición –que de popular no tiene nada–, donde, igual, seguirán enquistados sectores conservadores del país, burgueses y hasta neoliberales. Más debe preocuparnos la poca presencia actual, en el campo político, de la izquierda, con un Frente Amplio adormilado y un Vanguardia Popular que no arranca.
    Confundir a Johnny Araya con el neoliberalismo es un error táctico y caer, en estos momentos, en el ANTI (liberacionismo) es tonto. De años ha no tiene la izquierda una opción como esta para presentarse unida como izquierda y de aglutinar por encima de distintos puntos de vista sobre la realidad. Medirse. La posibilidad de crecer en diputados. De hecho, la izquierda está siendo marginada de tanto ir y venir: es mejor ser deseados que sobrados. Juan, gracias por este blog.

    ResponderEliminar
  3. Me gustan lo que dicen Vala y DW es que el pueblo unido de eso es lo que necesitamos

    aahhhhhhhhh

    si usted no se divierte con lo que puse en mi blog de Moisés y "las aguas", no hay cuándo.
    Pase, paaaaase por mi blog.
    http://escueladelaninapochita.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  4. Hola Juan,

    Me llamo Eric French, y soy uno de los editores de Amauta. Nos gustaria publicar sus articulos en nuestra revista. Puede contactarse conmigo por medio de mi correo electronico: eric@revista-amauta.org

    Muchas gracias,

    Eric

    ResponderEliminar
  5. De años ha no tiene la izquierda una opción como esta para presentarse unida como izquierda y de aglutinar por encima de distintos puntos de vista sobre la realidad. Medirse.

    ResponderEliminar

Cualquier persona puede opinar. Sin embargo, como en algunos casos no aparece el nombre del usuario, se solicita que estos sean firmados para que cada quien acepte la responsabilidad de sus palabras.