martes, 23 de abril de 2013

Actores y lógicas de la lucha contra OAS. Una visión personal.


Se cayó la concesión de la carretera a San Ramón. Ayer la presidenta Chinchilla, por cadena de televisión, anunció que de mutuo acuerdo con la Constructora brasileña OAS, beneficiaria de segunda mano de esa concesión de obra pública, daban por acabado el contrato.

Esta coyuntura se desarrolló de modo vertiginoso en cosa de tres semanas. El anuncio del contrato, presentado desde el Ejecutivo como un triunfo, se convirtió en un catalizador para concitar apoyos de múltiples actores sociales, provenientes desde diversos intereses políticos y económicos, para oponer resistencia. En las celebraciones del 11 de abril en Alajuela quedó patente que el malestar de “los de abajo” atemorizó a “los de arriba”, tanto que, literalmente, se aislaron de quienes se manifestaron y de paso la policía dio una buena tanda de golpes y garrotazos. Pero no funcionó, simplemente se fortaleció la resistencia y, con ello, el ejercicio de poder se vio también disminuido.

Dado que los acontecimientos están en desarrollo, tratar de proponer elementos analíticos puede ser un ejercicio que, o bien se vuelve obsoleto desde un inicio, o bien sería incompleto. Pero igual me arriesgaré a ello. Hay dos elementos que creo deben tenerse en cuenta; por un lado los actores del conflicto y por otro las lógicas que orientaron las discusiones.

Los actores y actrices

Contrario a lo que el sentido común podría sugerir, quienes se agruparon en las acciones de resistencia contra la concesión no formaban un grupo homogéneo, al menos en cuanto a sus motivaciones.

Los actores y actrices de la izquierda: Una izquierda no necesariamente partidaria pero con
La izquierda se vinculó fuertemente para a-
poyar el movimiento de resistencia.
una organicidad básica que le permite realizar acciones y articular discursos que rápidamente calan entre la población, con la condición de que exista una carga de subjetividad que les haga propensos a aceptar estas acciones. Es así como se notó una rápida incorporación de partidos como el Frente Amplio (FA) y el Partido de los Trabajadores (PT), y de organizaciones sindicales como el Sindicato de Empleados de la Universidad de Costa Rica (SINDEU), cuya dirección desde hace bastantes años ha estado en manos de cuadros provenientes del Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT). Debe aclararse que en el caso del SINDEU no es una correa de transmisión del PRT, ya que también hay personas provenientes del Partido Vanguardia Popular (PVP) así como del FA, PT y muchas otras que no se afilian a ningún partido.

Los Comités Patrióticos: Una expresión de organización que se da en el marco de la resistencia contra el Tratado de Libre Comercio (TLC) entre Centroamérica, República Dominicana y Estados Unidos. Si bien es cierto estos Comités Patrióticos se debilitaron y desaparecieron posterior a la realización del plebiscito, no significa esto que su experiencia se haya diluido; por el contrario, dejó múltiples enseñanzas de como organizarse y de como generar acuerdos entre diversas personas sobre bases mínimas. Estas bases mínimas
La presencia de los Comités Patrióticos era evidente en
elementos estéticos, como el uso del corazón de NO
actualizado para oponerse a la concesión.
pasaban, por ejemplo, por que no se aprobara el TLC o por eliminar la concesión. Reivindicaciones que por su sencillez permitían el trabajo colectivo pero que a su vez se convertían en una espada de Damócles, nunca se explicitaron las motivaciones y ello hubiera llevado, en mi concepto, a una división profunda en el caso del TLC y es la misma amenaza que hoy se cierne sobre quienes se agruparon en el llamado Foro de Occidente.

La comunidad: Pequeños agricultores, pequeños comerciantes, trabajadores(as) por cuenta propia o que deben movilizarse. Simple y llana ciudadanía de sectores medios y bajos que sienten un estrangulamiento de sus condiciones de vida. No en balde hace unos días circuló la noticia de un estudio del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) en que se señala que el salario promedio en Costa Rica se ha estancado en los últimos años. El argumento de los aumentos gigantescos en los montos de los peajes podrían haber sido vistos como una amenaza directa a las ya de por sí deterioradas condiciones de reproducción material de estos sectores.

La derecha de “oposición”: No fue raro escuchar, y ver, dirigentes de partidos como el Partido Unidad Social Cristiana (PUSC), del Movimientos Libertario (ML) hablando en contra de la concesión. Pero estas manifestaciones creo deben matizarse en el tanto nos encontramos en un año electoral. Al fin y al cabo no son ni ciegos ni sordos. La coyuntura es demasiado tentadora para dejarla pasar y tratar de crear un diferencia, aunque sea más de forma que de fondo, entre sus partidos y el partido en el gobierno, el Partido Liberación Nacional (PLN). Porque es evidente que en la caso de estos partidos, siempre han abogado por políticas que buscan encoger el Estado, ya sea de manera paulatina (PUSC) o bien de manera acelerada y de choque (ML).

El PLN y su puñalada por la espalda a Chinchilla: Chinchilla recibió el peor de los (des)apoyos de parte del partido al que pertenece en esta coyuntura. Fue realmente patético ver al presidente de dicha agrupación, Bernal Jiménez, clamando ante un grupo de enfurecidos manifestantes en Alajuela el 11 de abril de “yo estoy con Ustedes”. Ya haya sido por el temor que embargó a este anciano para ver como salía del brete en que estaba metido, o bien que su olfato le indicó que era mejor sacrificar a la presidenta en aras de mantener intactas las posibilidades de un tercer triunfo electoral al hilo, lo cierto es que a partir de ese evento, se inicia una especie de competencia entre diferentes figuras del liberacionismo para desmarcarse de un apoyo a la concesión. Alcaldes(as), diputados(as), dirigentes de todos los estratos del organigrama, cada quien se esforzó por decir que era un error. Incluso el mismo precandidato, Johnny Araya Monge, así lo manifestó, aunque a fé de sinceridad, nunca supe si lo hizo como alcalde o como precandidato (es terrible como este señor ha creado una especie de ubicuidad política).
Cuando Bernal Jiménez, presidente del PLN, rogaba a
quienes lo acosaban en Alajuela de que "yo estoy con
Ustedes", dió la señal de salida para que se iniciara u-
na verdadera orgía de zafadas de lomo por parte de di-
rigentes de ese partido a Laura Chinchilla.

A lo anterior debemos tener presente que coincide con las elecciones distritales del PLN, en el proceso de renovación de estructuras. Fue evidente la apatía y el sigilo de quienes acudieron a votar ese día, el domingo 21 de abril. No había banderas, ni carros pitando o con megafonía. Se habla de 250 mil personas que votaron, pero lo habrán hecho con el mayor secreto y clandestinidad, ya que nunca se vio mayor movimiento en las calles. Una posible lectura que se haya hecho desde las tiendas verdiblancas es que existía una crisis de moral en el liberacionismo, que lo inhibe a manifestarse públicamente. Al fin y al cabo, romper la representación de que Chinchilla es PLN no es tan fácil de erradicar con simples manifestaciones. La pregunta es, ¿se le habrá torcido el brazo desde el Balcón Verde a Zapote? No sería raro, máxime por la sincronía entre las primarias y el anuncio (prácticamente 24 horas).

Las lógicas de acción.

Ya he tratado de exponer las lógicas que utilizaron en la derecha, más en el plano del mero cálculo electoral que de otra cosa. Sin embargo hay otras dos lógicas que podrían subyacer en los demás actores. Y esas lógicas podrían entrar en contradicción y dependiendo de como se resuelva esta, podrían marcar mucho de lo que el Ejecutivo pueda tener como espacio de maniobra.

La lógica de la superación de las condiciones actuales: Muchas veces escuchamos discursos y argumentos que parecen apelar a una perspectiva de superación del orden actual. Básicamente se materializa en una especie de consigna que ha surgido ya desde hace varios días: Derogar la Ley de Concesiones. Hay una correcta identificación de esta ley como la materialización de una intención, de clara inspiracipon neoliberal, y que apunta hacia un disminución del Estado como ejecutor directo de infraestructura pública. Se llama a que debe ser el Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT) quien debe llevar a cabo, directamente, dicha construcción. Y lo que subyace y sostendría dicho planteamiento es, llanamente, un concepción del Estado no necesariamente pequeño. Más que un Estado que simplemente contrate (o sea traslade fondos a lo privado), se involucre directamente en la planificación y ejecución de la obra.

Por otro lado, podría haber un sector que apueste por mantener el orden de cosas tal y como se encuentra actualmente. Son sectores que han asumido que la Historia realmente se acabó. Mezclando una visión liberal de la economía y el Estado, apelan a una moralidad de orden conservador para tratar de “adecentar” la vinculación funcionalizada entre Estado y empresa privada. Es por ello que no cuestionan el modelo de concesión de obra pública, apelan a que esta concesión debe ser apegada a la legalidad. Estos argumentos, debemos ser sinceros, en algunos casos se confundieron con los de superación de las condiciones actuales.

Ya esta tensión entre las lógicas se manifestó en la resistencia contra el TLC. Mientras algunos sectores argumentaban de que el problema principal era la base filosófico-ideológica del Libre Comercio; otros lo que cuestionaban era “este TLC”, tal y como lo manifestara en su momento, por ejemplo, Ottón Solís. Hoy la tensión puede darse de nuevo, sobre todo cuando el Ejecutivo ya ha comenzado a profetizar las múltiples maldiciones que nos llegarán al tener que dar por acabado el contrato con OAS. ¿Cómo se resolverá la contradicción? Sólo el tiempo lo dirá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Cualquier persona puede opinar. Sin embargo, como en algunos casos no aparece el nombre del usuario, se solicita que estos sean firmados para que cada quien acepte la responsabilidad de sus palabras.