martes, 9 de abril de 2013

Privatizar es más que simplemente vender. El caso de FANAL

Los discursos de "no privatización" en Costa Rica
son simples lobos con piel 
de oveja.

¿Es la privatización del Estado únicamente la venta de activos? Esta reflexión es sumamente importante, sobre todo en Costa Rica, donde los sectores hegemónicos neoliberales, han tenido una especie de pudor, o bien de cálculo político, para no llegar a esos extremos.

En mi concepto, privatización va más allá de la simple venta, o traspaso, de actividades gestadas por el Estado al sector privado. Implica, ante todo, un esfuerzo lógicamente orientado para lograr un achicamiento del Estado. Este esfuerzo de acción lógicamente orientado (la lógica neoliberal, por supuesto), debe tener un correlato a nivel ideológico.

Precisamente hoy, en el Diario Extra aparece una nota titulada “Cederán administración de FANAL a privados”. Como parte de la misma se incluyen declaraciones de William Barrantes, Presidente Ejecutivo del Consejo Nacional de Producción (CNP), al que está adscrita la Fábrica Nacional de Licores (FANAL).

Empieza diciendo Barrantes:

La calidad con que se produce en la FANAL, que es de reconocimiento internacional podría ser mejorada si tuviésemos una administración en manos privadas. Lo que estamos haciendo es manteniendo la propiedad en manos del Estado, pero a su vez ponerlo a generar ingresos suficientes para financiar la comercialización agroalimentaria, lo que le estamos dando son los instrumentales para que pueda operar como una empresa verdadera” 

Esta sola frase permite explicar el porqué la privatización es, ante todo, una lógica de acción
Dicen que el lenguaje cotidiano
refleja la ideología profunda. De
ser cierto, William Barrantes de-
mostró tener una ideología "pri-
vatizada"
ideológicamente sostenida. ¿Porqué solamente “una administración en manos privadas” es lo que permite mejorar la calidad del producto de la FANAL? Se parte, por supuesto, de uno de los iedogramas favoritos de los neoliberales: el Estado es, per se, ineficiente e incapaz. No basta con que la calidad sea de reconocimiento internacional.

Inmediatamente se desmarca de las posibles críticas de que FANAL se vaya a privatizar, formalmente seguirá siendo propiedad del Estado, pero le incluimos, por la bendita intervención de lo privado (única forma aceptable para los neoliberales de forma de propiedad) el objetivo último de la lógica capitalista: aumentar los ingresos. Pero, ¿bastará el formalismo de que el Estado siga siendo titular de la propiedad de FANAL para decir, alegremente y candorosamente, que no se ha privatizado?

Para completar, una “empresa verdadera” parece que solamente son aquellas que están en régimen de propiedad privada. No sólo se desacredita cualquier forma de producción, suponemos que no sólo de bienes sino también de servicios, estatal; también quedan por fuera la propiedad cooperativa, autogestionaria, cogestionaria y comunal. Dígase, cualquier forma de propiedad social, ampliada o reducida, con beneficiarios difusos o concretos, nunca serán verdaderas empresas. ¿Qué define lo verdadero en las empresas privadas? Salvo otro criterio, el fin último de esta forma de propiedad: la apropiación privada del trabajo socialmente construido. O dicho de otra manera, la lógica de explotación capitalista del trabajo.

Así, se deja al ser humano de lado. Si la premisa es aumentar al máximo la plusvalía objeto de apropiación, esta pasa por aumentar hasta donde sea posible la explotación del trabajo. Una explotación que, eso sí, debe garantizar la reproducción material del agente que porta la fuerza de trabajo. El salario, como bien se ha discutido desde hace mucho tiempo, cumple con esa función.

Para el capital, las luchas obreras serán siempre un
mal, algo que debe ser anulado porque se opone a
su lógica de máxima acumulación vía máxima apropiación.

Fruto de la lucha de clases, la clase trabajadora logró obtener una serie de garantías que mejoraron sus condiciones de vida. La expresión máxima fue, sin lugar a dudas, las políticas de salarios crecientes que no sólo cubrieran las necesidades mínimas de reproducción material, sino que le permitieran acceder a ciertos bienes y servicios que mejoraron su calidad de vida integral. Asimismo, el Estado de Bienestar también vino a cubrir muchas de esas necesidades, vía servicios públicos de educación y salud -principalmente- de carácter universal y solidariamente financiados.

En Costa Rica, por razones que aún está por examinar a profundidad, la acción sindical reinvindicativa, se plasmó principalmente en el sector público. Fue en este donde la figura de la convención colectiva, utilizada ampliamente en Europa por ejemplo, se dió e inclusó promovió, no así en el sector privado. Hoy, cuando la arremetida del capital ha cobrado una nueva carrerilla, se arremete en contra de estas conquistas de los(as) trabajadores(as). Véase la siguiente frase de Barrantes:

En esa línea Barrantes aseguró que en la nueva figura del CNP establecerán a sus trabajadores la figura de salario único, y dejarán atrás la convención colectiva, que es insostenible para las finanzas de la institución.
Bajo esa figura explicó que a los 400 empleados de la institución se le cancelarán los derechos laborales y se recontratará a quienes cumplan con el nuevo perfil.
Se determinan cuáles son los requerimientos en términos de perfiles profesionales. La gente que ha hecho bien la tarea y tiene conocimiento se recontratará” 

Se castiga a la clase trabajadora con, por un lado el chantaje y por otro colocar a estos(as) trabajadores(as) en una situación de sumisión (mayor). Se despedirán a los(as) 400 funcionarios(as) y solamente aquellos “que han hecho bien la tarea y tiene conocimiento” sería recontratada, pero con un salario único (obviamente menor). Salario único al que se le ha querido presentar como la única forma de salvar las finanzas del Estado.

Esta ha sido la constante del discurso del Ministro de Hacienda, Ayales. Esta es uno de los reclamos permanentes de las cámaras empresariales. Y la razón es obvia, el mantener las conveciones colectivas es un pésimo referente, no vaya a ser que un día de estos ocurra uno de esos episodios de lucidez saramagianos y los(as) trabajadores(as) privados se les ocurra pedir lo mismo.

1 comentario:

  1. Eres enoooorme topito lindo con lo que escribes. No dejes de hacerlo porfavorcito,

    puse entrada nueva, espero que te llegues.

    ResponderEliminar

Cualquier persona puede opinar. Sin embargo, como en algunos casos no aparece el nombre del usuario, se solicita que estos sean firmados para que cada quien acepte la responsabilidad de sus palabras.