lunes, 18 de diciembre de 2017

DERECHA MOVILIZADA E IZQUIERDA NOVATA. UNA VISIÓN SOBRE PORQUE GANÓ PIÑERA EN CHILE

Piñera recibió el apoyo abierto del presidente argentino Maccri.
Ya eso nos debe hacer pensar de por donde andará su segundo
mandato.
Se resolvió en Chile la cuestión electoral. Y se resolvió con un triunfo de la derecha nucleada en torno a la figura se Sebastián Piñera, que por segunda vez será presidente chileno.

Hasta pocos días antes de la elección, personas con las que discutí las perspectivas de este balotaje en Chile, muchas estaban confiadas de que Alejandro Guillier lograría concitar el voto de la izquierda, o mejor dicho, de aquellos partidos que se oponían a Piñera. Yo sinceramente no estaba tan confiado.

Primero que nada, me preocupaba el alto abstencionismo, que se podría haber explicado desde una sensación del votante de derecha chileno de que “esto ya está ganado, no es importante que me movilice”. Y es que las encuestas, ese recurso de medición que cada vez demuestra problemas de metodología, eso es lo que reflejaba. El triunfo de Piñera. Pero sucede lo inesperado, Piñera si bien gana esa primera ronda no logra la mayoría absoluta. Guillier se cuela a la segunda ronda. Se da un resultado sorpresivo de la candidata Beatriz Sánchez y su coalición de partidos y movimientos de izquierda –Frente Amplio- y una derrota muy dura para el Partido Demócrata Cristiano (PDC). Y un elemento que pasó desapercibido y que creo podría dar algunas luces del resultado del ayer 17 de diciembre.

EL FACTOR PÚLPITO

Esta imagen habla por sí sola. Kast, tercero en el orden usual.
Me refiero al candidato José Antonio Kast Rist, que se separa de la Unión Democrática Independiente (UDI) en el 2016 y se presenta como independiente. Obtuvo 523.213 votos, ocupando la cuarta posición incluso por encima del PDC y de otro recurrente candidato como lo es Marco Enríquez-Ominami. Basó su campaña en un eje discursivo en que la religión, concretamente el cristianismo neo pentecostal, lo articulaba. Tanto que en su página web posee un enlace que denominó “50 Compromisos con el Pueblo Cristiano” (http://www.kast.cl/2017/10/22/50-compromisos-con-el-pueblo-cristiano/).

Este fenómeno, el de la nefasta simbiosis entre cristianismo neo pentecostal y conservador con la política, ha conducido a que en muchos países ya no sea necesaria la creación de partidos y mucho menos de formación de estructuras. Para ello se tienen las iglesias o congregaciones, y en vez de activistas se tiene a los pastores; dado que poseen un ascendente de autoridad incuestionable entre las personas que les siguen, se transforman en mayorías disciplinadas y convencidas. Creo, y esta es mi primera presunción, que existió una maniobra de parte de las iglesias que apoyaron a Kast para movilizarse a votar por Piñera, lo que se puede sostener por las declaraciones de Kast en ese sentido, el 2 de diciembre:

“Chile sería distinto si gobierna Alejandro Guillier o Sebastián Piñera, yo estoy jugado para que Piñera llegue a la presidencia para que miremos un Chile de progreso y con un futuro claro”. (http://www.kast.cl/2017/12/02/j-a-kast-al-frente-amplio-trataron-de-buscar-el-camino-intermedio-y-eso-es-lo-que-le-hace-mas-dano-a-la-politica/).



FRENTE AMPLIO Y LA INDECISION DEL NOVEL

En cuanto al Frente Amplio, la sorpresa de estas elecciones, obtuvo en la primera ronda 1.336.824 votos, tan sólo 160.292 por detrás de Guillier. Con ese caudal de votos, y siendo una agrupación que reúne a varias expresiones de la izquierda, se daba como un hecho de que llamaría a votar en contra de Piñera. Esto era lo lógico, sobre todo porque en casos de balotaje, los llamados deben hacerse pronto o en su defecto, abrir procesos de negociación. Pero creo que, como organización novel y un poco obnubilada por el éxito, en un primer momento lo que declaran es que dejan el voto por la libre.

Frente Amplio es la reunión de varias organizaciones que, por
separado, no poseían mucha fuerza. La sinergia de la unión les
hizo obtener la tercera mejor votación. Pero esta misma diver-
sidad probablemente atentó para que no se tomaran decisiones
rápidas de cara al balotaje.
Al pasar los días, y supongo que haciendo un balance más en frío, se dan cuenta de que el capital que obtuvieron en las elecciones simplemente lo estaban desperdiciando. Y es que no era un volumen menor, les daba fuerza para una negociación con Guillier. Y lo intentaron, pero ya era tarde.

Por último y un poco a la desesperada, como en un partido de fútbol en que el portero sube al área rival para tratar de meter ese gol agónico, llaman abiertamente a votar por Guillier. Y acá, por experiencia propia en las elecciones costarricenses del 2104, aprendí que el no definir claramente si se vota o no por algún partido en un balotaje, lo que provoca son fricciones internas entre la afiliación, que a la larga traen más problemas de consolidación del partido que beneficios.

UN BALOTAJE ES UNA NUEVA CAMPAÑA

Uno de los peores pecados que se puede cometer en una situación de balotaje electoral es, y ha sido recurrente, partir de la premisa de que las condiciones en que se efectuará la segunda vuelta se mantendrán idénticas a la primera. Y si esto se aborda desde lo meramente cuantitativo, peor.

Piñera obtuvo en la primera ronda electoral un total de 2.417.216 votos y el único candidato que abiertamente llamó a votar por él fue, como ya mencionamos, Kast. Al sumar ambas votaciones se llegaba a 2.940.429 votos.

Por otro Guillier obtuvo 1.497.116 votos y para efectos de lograr dotes délficas, se le sumaron los votos de quienes llamaron a votar por él (Frente Amplio, Partido Demócrata Cristiano y Marco Enríquez-Ominami), que en conjunto reunieron 2.236.508 votos. Obviamente, si e sumaban estos al caudal de Guillier, estábamos ante un eventual resultado de 3.733.624. ¡Aplastante victoria se avecina en Chile! Cantaron de manera precipitada.

El error de este abordaje creo es evidente. Se parte de dos premisas falsas; primera, que el 100% de los votantes de los partidos citados acatarían el llamamiento y, segundo, que el universo de la votación sería el mismo exactamente. Y así como las encuestas fallaron estrepitosamente, este razonamiento también.

Piñera logró el apoyo de 3.795.896 votos mientras que Guillier logró 3.598.225. O sea, Piñera logró una votación mayor en la segunda vuelta de 1.378.680 votos. Partiendo de que el 100% de los seguidores de Kast votaran por él, aun así obtuvo 855.467 más votos. Por otro lado, en el caso de Guillier, si la previsión fue de 3.733.624 votos, bajo esas condiciones ideales, solamente llegó a 3.598.191 votos, significando que hubo una merma de 135.433 votos. Pongámonos un poco más finos; en la primera ronda votaron en nulo y blanco 104.417 personas y en la segunda vuelta 76.464 personas. Suponiendo que en este caso no varió la afluencia, podríamos decir que 27.953 personas optaron por uno de los candidatos.

Siguiendo con este marco ideal de análisis, podríamos pensar que los 135.433 votos que no obtuvo Guillier y los 27.953 de personas que se decidieron terminaron votando por Piñera. Aún así no podría el llegar a cubrir la diferencia entre la primera y la segunda ronda, ya que ambos grupos solamente representan 163.386 votos, que restados a los 855.467 votos de más, dejan 692.081 votos que aparecen, precisamente, de que el votante de derechas que no se movilizó en la primera ronda, lo hizo en la segunda ante, precisamente, la representación que se construyó de que la izquierda (o lo que ello signifique en Chile) ya la tenía ganada por la simple suma de resultados.

Todo este juego de números sumas y restas lo hice con una única intención, demostrar que en los eventos sociales lo peor que se puede hacer es partir de mecanicismos e inmovilidades basadas en supuestos algoritmos infalibles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Cualquier persona puede opinar. Sin embargo, como en algunos casos no aparece el nombre del usuario, se solicita que estos sean firmados para que cada quien acepte la responsabilidad de sus palabras.

LAS MENINAS DE VELASQUEZ. UNA LECTURA SOCIOLOGICA

Presentación y palabras aclaratoria previas El presente ensayo se realizó como parte de la evaluación del curso de Taller de Tesis I...