martes, 23 de enero de 2018

EL VOTO UTIL DE LA DERECHA CONSERVADORA: ¡MUERTE A LA INTELIGENCIA!

No sé bien donde está enterrado Fernando VII, aquel reyezuelo español que hizo suya, con fervor de inquisidor español (literalmente) la infame idea de “Muerte a la inteligencia”. Recordemos que a inicios del siglo XIX en una reacción a los movimientos independentistas latinoamericanos, inspirados en las ideas de la Ilustración y el liberalismo, Fernando VII se atrinchera en un reaccionarismo, resucitando la Inquisición como instrumento de control y represión y el Absolutismo como modelo político. Vaya, la clásica y sangrienta receta de religión y conservadurismo.

Menciono a este reyezuelo porque sus huesos deben estar bailando una alegre jota aragonesa si se enteró que en Costa Rica, la más chica y pobre de sus colonias, no se perdió todo. Hoy el Semanario Universidad nos despertó con la más terribles de la noticias: Fabricio Alvarado, el candidato-pastor neo pentecostal, encabeza la intención de voto según la última encuesta del Centro de Investigación y Estudios Políticos (CIEP) de la Universidad de Costa Rica. Y sus encuestas son de las mejor elaboradas.

No dispongo aún de los datos completos de la encuesta. Tal vez mañana ya estén liberados en la web. Pero sí creo hay algunos indicios que podríamos recoger para tratar de explicar lo que ha sucedido. En diciembre dediqué un rato a tratar de reflexionar sobre la encuesta del CIEP de ese mes (https://madrigueraviejotopo.blogspot.com/2017/12/senores-hagan-sus-apuestas-mi-vision-de.html), por lo que muchos de los datos me van a servir ahora.

Veamos primero las dos fotografías que tomó el CIEP y como se acomodaron los actores:
Abstencionistas: se mantiene en un 39% de las personas encuestadas.
Decididos a votar: 61%, se mantiene sin variación.
Indecisos: En diciembre era de un 39% disminuyendo a un 27% en la encuesta de enero.

Este es un primer conjunto de datos que nos arrojaría algunas posibles hipótesis: Si ha existido alguna variación significativa, la misma debería entenderse a partir de que el universo de personas que ya se decidieron por quien votar aumentó significativamente. Para ponerlo en romance castizo: si en diciembre de 100 personas que estaban convencidas de ir el 4 de febrero a votar, 61 tenían su opción, hoy son 73. Obviamente, de no haber una repartición equitativa, estas 12 podrían inclinar tendencias.

¿Cómo cambian las adhesiones a las candidaturas?:

Juan Diego Castro: Pasa de un 18% a un 16%.
Antonio Álvarez Desanti: Disminuye de un 14 a un 11%.
Rodolfo Piza: Disminuye de un 13 a un 9%.
Carlos Alvarado: Prácticamente se mantiene igual, aumentando de 5 a 6%.
Rodolfo Hernández: Disminuye del 8 al 6%.
Fabricio Alvarado: Pasa de estar en el grupo de otros, que en conjunto reunían el 3% a un preocupante 17%.
¿De dónde carajos saca ese caudal de intención de voto? En términos estadísticos su valor de piso era tan pequeño que casi deberíamos considerarlo como no significativo. Yo tengo un posible argumento para la respuesta:

EL VOTO UTIL CONSERVADOR

El primero es que se dio un trasvase desde los candidatos que disminuyen la intención de captar votantes. En conjunto Castro, Álvarez, Desanti y Hernández pierden un 9% de intención de voto, mucho del cual sospecho se va con Fabricio Alvarado. El otro componente de ese aumento creo viene del sector de los que se deciden a votar por una candidatura, que en conjunto representó el 12%. Suponiendo que de ese 12%, un 8% se haya decantado por Alvarado (el pastor), el resto se podría haber decantado de manera uniforme, con lo que no altera los números mayor cosa.

Si esto fuera así, estamos ante un escenario de un eventual voto útil, a la manera en que lo pueden entender los conservadores. Y en esto hay que considerar la resolución de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) referente a la consulta que hizo el gobierno costarricense referente a los derechos de matrimonio entre personas del mismo sexo.

Lo que se veía como un golpe al conservadurismo religioso se transformó en una suerte de búmeran para el gobierno y en especial para el PAC. Lo que provocó fue una reacción basada precisamente en la percepción de que se les estaba acorralando. Y fue precisamente Fabricio Alvarado el que, sin querer queriendo, capitalizó mucho de ese temor a partir de dejarse decir las barbaridades que dijo. Recordemos que todos los candidatos que se oponen a estos derechos manifestaron aquello de que “se acata más no se cumple”… menos Fabricio Alvarado, que fue visceral y directo en su planteamiento: salirse de la CIDH e interpretar este fallo como una “injerencia en la soberanía nacional”.

Ojo, lo que aquí sucede es que los sectores conservadores reconocen en Fabricio Alvarado un conjunto de cualidades deseables en un líder necesario para ellos. Así, al reconocerle una legitimidad carismática, se da un fenómeno de que hay que votarle para salvar “la familia y la moral cristiana de nuestro país”.

Esto es lo único que me lleva a tratar de medio entender que candidatos como Antonio Álvarez recurran a recursos tan desesperados como el de circular un volante digital en que se desmarca absolutamente de los últimos rescoldos que le podían quedar al PLN de socialdemocracia. ¿Qué pensaría Rodrigo Facio, que se comió la bronca de tratar de eliminar el artículo de la confesionalidad del Estado en 1949, ante esto?


Creo que lo que se viene no será fácil para el progresismo en Costa Rica. Los próximos 4 años serán no sólo de una ofensiva neoliberal en lo económico, también de un secuestro de los partidos confesionales en la Asamblea Legislativa con un eventual crecimiento de sus diputados(as). Estamos ante una tormenta perfecta en lo institucional que nos debe hacer recordar un espacio de lucha que no debemos abandonar nunca: la calle y la organización popular. Y que nuestra acción política sea, ante todo, pedagógica. No se trata de ganar por ganar, se trata de ganar, consolidar y avanzar.

2 comentarios:

  1. Bien dicho Topo, gracias x tu análisis. No has pensado enviar este artículo a delfino cr? Es una plataforma grande de exposición y podría interesarles este aporte.
    PD; cuando analizamos al irresponsable 40% de abstencionistas??????

    ResponderEliminar
  2. Con quieras. Tengo un muy sabroso singani tarijeño en la madriguera

    ResponderEliminar

Cualquier persona puede opinar. Sin embargo, como en algunos casos no aparece el nombre del usuario, se solicita que estos sean firmados para que cada quien acepte la responsabilidad de sus palabras.

LAS MENINAS DE VELASQUEZ. UNA LECTURA SOCIOLOGICA

Presentación y palabras aclaratoria previas El presente ensayo se realizó como parte de la evaluación del curso de Taller de Tesis I...